¡Hola amigo! Si necesitas un poco de motivación, la historia de este hombre sin duda es para ti. Se trata de José, un español que un día decidió dejar la albañilería para cumplir el sueño de su vida.

Te aseguro que quedarás maravillado y complacido al comprobar que nunca será tarde para lograr nuestras metas. ¿Quieres conocer los detalles? Mira hasta el final… y no olvides contarnos tu opinión en los comentarios. 🙂

Nunca Será tarde para cumplir nuestros sueños

José Miguel Fernández, de 38 años y de familia gitana, dejó su boyante empresa familiar en 2006, cuando ya tenía 2 hijos, para estudiar Medicina: el día de hoy es doctor de urgencias en Granada, España.

José Miguel Fernández anunció a su familia hace 12 años que iba a estudiar Medicina. Absolutamente nadie lo entendió. El grito en el cielo. Les parecía una insensatez.

Algo superfluo en una familia gitana, en la que los progenitores dirigían un asadero de pollos. Mas , con 2 pequeños y una solvente empresa de albañilería a medias con un primo, cumplidos ya los 25 años, lo tenía claro.

Contaba con un piso modesto en Granada y un vehículo sencillo, 2 hijos, el pequeño con un par de meses, una mujer, María Ángeles, que lo apoyaba, y los rebosantes ahorros del ‘boom’ inmobiliario.

«Quería algo mejor. Mi mujer tiene un módulo de Educación Infantil si bien no ejercita y se puso a fregar escaleras a fin de que estudiase. Asimismo me becaron.

Me pasé toda la carrera en la biblioteca de la capacitad y en la Biosanitaria, pues con los pequeños pequeños en casa era imposible.

Cabezón y incesante soy bastante», evoca José Miguel, quien valora mucho el apoyo de María Ángeles. «Es nuestro ancla en casa».

Por último, sacó la carrera del tirón y tras 4 años de prácticas en el centro de salud donde fue calificado con la mejor nota como residente, comenzó a trabajar para el SAS de médico de urgencias en Granada. «Imagínate de qué forma ha alterado mi vida.

Estamos muy felices». Su madre, bromea, desde el instante en que se licenció se olvidó de su nombre real y solo se refiere a él como «mi hijo, el médico».

«Conozco a una compañera ginecóloga, hija de gitano. Una mujer muy válida. El que desea, puede», puntualiza.

José Miguel piensa hacer una especialidad Quirúrgica. Mientras que su hija, de 16 años, matriculada en el instituto Padre Manjón de Granada, saca notas buenísimas y sueña con ser médico.

Fuente: ideal.es

Lo bonito que nos deja la historia de José, es que nunca tendremos los suficientes obstáculos para poder lograr lo que nos propongamos en la vida. ¡Así que es el momento perfecto para ir por todos y cada uno de tus sueños!.