¿Ya leíste las historias de los tres ex satanista? Tres ex satanistas, comparten de manera pública sus vidas en varios foros católicos públicos luego de haberse convertido en oradores y escritores.

Deborah Lipsky, David Arias y Zachary King son tres personas que vivieron en el satanismo y el secretismo complaciendo sus propias pasiones y sin piedad por los católicos. Quédate con nosotros hasta el final…

Deborah Lipski

Es autora de A Message of Hope: Confessions of a Ex-Satanist (Un mensaje de esperanza: Confesiones de un ex satanista).

Cuando sólo era una adolescente se involucró en el satanismo y volvió a la Iglesia Católica en el 2009. Deborah le comenta a Jim Gravez, del Register, lo siguiente: 

“Te sorprendería descubrir que los ciudadanos aparentemente respetables en tu comunidad son miembros de aquelarres satánicos ya que son personas que conoces en la calle: son doctores, abogados y jefes indios”.

Se unió a un culto satánico pero lo dejo por la vulgaridad de las misas negras  “es la depravación en su peor forma. El satanismo se trata de la indulgencia y la destrucción de la Iglesia y la moralidad tradicional”.

Los demonios la estaban aterrorizando. “Vinieron a recoger mi alma o querían una plena posesión. Tuve un sueño en el que un ángel vino a rescatarme. Me levanté a la mañana siguiente y decidí: ‘Yo voy a ser católica de nuevo’”, aseguró.

David Arias

Solía ir con los amigos al cementerio a jugar a la Ouija, comenzó a ir a fiestas clandestinas donde había promiscuidad, sexo y alcohol. Se unió a la Iglesia de Satanás.

Con tan solo 16 años era uno de los más jóvenes, había góticos, personas respetables, médicos, abogados, ingenieros, etc.

David se retiró del grupo después de 4 años, Aconseja a los padres vigilar a sus hijos, ya que los niños de hoy “tienen fácil acceso a muchas cosas que son dañinas.

Zachary King

Es un ex Satanista que hoy es un predicador católico del apostolado “Ministerio de Todos los Santos”.

Al igual que los anteriores se unió al satanismo en la adolescencia y le gustaba porque  había drogas y pornografía. La pornografía, de hecho, “juega un papel muy importante en el satanismo”, afirmó.

Se retiró del satanismo a los treinta y tres años y se convirtió al catolicismo en el dos mil ocho.

Vía

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitar la página 🙂 Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.