¡Hola amante de las historias! Algunos padres prefieren preparar el almuerzo en casa para que los niños se los lleven en su lonchera a la escuela.

Así ahorran dinero y se aseguran de que sus hijos tengan una alimentación balanceada. ¡Quédate hasta el final para que conozcas el desenlace de la historia y No olvides Compartirla con tus amigos!


[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Ella Preparaba Dos Almuerzos Diarios

Ese es el caso de Josette Duran, que vive en Albuquerque, Nuevo México, una madre joven que desde que su hijo empezó a asistir a la escuela con mucha dedicación le prepara el almuerzo.

Josette se asegura de que en la lonchera vaya comida con una buena proporción, siempre varía el menú e incluye snacks o alguno de los alimentos favoritos de su hijo Dylan.

Pero un día ella notó que algo inusual estaba pasando. Al principio, Dylan le pedía que aumentara la cantidad de comida de su lonchera.

Los primeros días ella lo hizo sin pensarlo porque consideró que su hijo estaba creciendo y su apetito se estaba haciendo mayor.

Pero, una mañana cuando se encontraba arreglando la lonchera de Dylan, él le pidió que por favor incluyera dos raciones.

Ella extrañada le preguntó si él estaba quedando con hambre. Pero Dylan lo negó.

Le dijo que uno era para él y el otro para un amigo que no llevaba almuerzo a la escuela y tampoco tenía para comprar.

Josette cuando escuchó esto sintió cómo su corazón se rompía pues ella sabía lo que era pasar por una mala situación económica.

De hecho, ellos vivieron durante algunas semanas en su auto y se duchaban en baños públicos.

Desde ese momento esta madre empezó a preparar dos loncheras a pesar de que solo tenía un hijo. En las mismas añadía frases motivacionales como “Tengan un lindo día, chicos”.

También en cada oportunidad, incentivaba a Dylan a seguir realizando estos actos tan generosos.

Luego de algunas semanas, esta situación se hizo cotidiana hasta que recibió una llamada del director de la escuela, quien pedía verla en su despacho.

Ella fue y se encontró con que la mamá del otro niño se había enterado de lo que estaba pasando y decidió darle las gracias de manera efusiva. Ambas madres se abrazaron y lloraron.

Ahora, ellas disfrutan de una gran amistad.

Ayudar a quien esté pasando por una situación difícil siempre será un buen gesto que debemos procurar tener. Con nuestro ejemplo, además, podemos incentivar a los niños a ser mejores personas.

Descarga Gratis El Reporte: 3 Claves Para Comenzar A Ganar Dinero Desde Tu Casa Haciendo Manualidades (HAZ CLIC AQUÍ)

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

YM
[/showhide]