¡Hola Amante de las historias! Cuando una relación está llena de amor y respeto todo resulta color de rosas pero también es cierto que cuando alguien se cansa de alguien más, puede hacer cosas impensables por alejarse.

Un hombre cometió un delito para dejar de vivir con su esposa pero después la ley le dio un castigo peor ¡Quédate hasta el final para que conozcas los detalles de esta inusual historia y Compártela con tus amigos!

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

¡Quedarás boquiabierta cuando sepas por qué este hombre decidió robar un banco!

Un buen día, un hombre de 70 años que estaba harto de seguir viviendo con su esposa, consideró que cometer un delito sería una buena idea para alejarse de casa bajo una excusa que no demostrara su perdida de cariño.

Sin pensarlo demasiado, buscó en su garage un arma de fuego que compró durante su juventud y se dirigió a la sede bancaria más cercana a su residencia.

Con total alevosía, esperó que fuera su turno en la fila y cuando llegó a la casilla del cajero le dijo »Tengo un arma, dame todo el dinero que guardes». El cajero absolutamente sorprendido, le entregó la suma de 3000 dólares en efectivo y todos en el banco permanecieron en silencio absoluto.

A pesar de que el hombre ya había cometido el delito, su objetivo principal era que lo detuviesen, así que se paró en la recepción del banco y esperó a la policía sin vergüenza.

Cuando llegó el primer oficial, el delincuente de 70 años se entregó de inmediato y le dijo: »Soy el hombre que estás buscando, en realidad robé porque no quiero volver a casa con mi esposa, toma el dinero pero llévame preso».

¡El grupo de oficiales pensó que el hombre estaba bromeando para faltar el respeto y se llevaron al señor arrestado hasta la sede de la policía estatal!

Durante la detención, el hombre se declaró culpable sin complicaciones y siempre alegó que todo lo había hecho sin mala intención porque todo fue una alternativa desesperada para no volver a casa con su esposa.

En vista de que el señor era de la tercera edad y su argumento »era válido», los fiscales que atendieron el caso tuvieron un poco de clemencia y solo lo sentenciaron a seis meses de arresto domiciliario, tres años de libertad vigilada y 50 horas de trabajo comunitario

¡A fin de cuentas, la ley tomó »medidas suaves» pero eso en realidad fue el peor castigo para este abuelito que cometió un delito por no tener buen control sobre sus decisiones!

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

ML
[/showhide]