¡Hola! ¿Sabías que fumar cerca de una estación de gasolina es altamente peligroso? ¿Sabes qué es lo que podría sucederte si lo haces?

Pues este joven para que desconocía todo esto y por ello llegaron con extinguidores para que aprendiera la lección.

La buena noticia es que cuando hayas terminado de ver el video, no tendrás la necesidad de que te hagan esto ya que comprenderás de la mejor manera.

¿Quieres saber de qué se trata? Mira hasta el final… y no olvides contarnos tu opinión en los comentarios. 🙂

Aprendió la lección.

Echar gasolina es una cosa que hacemos todos y cada uno de los conductores de manera frecuente y sabemos que hay que ir con mucho cuidado al manipular el liquido, en tanto que siempre y en todo momento hay un riesgo potencial.

Sabemos que al echar gasolina hay que tomar una serie de cautelas como por poner un ejemplo apagar el motor y la radio para eludir posibles explotes, más hay personas que es lo que buscan.

Una actitud insolente y también irresponsable, puede atentar contra la vida de otros y todavía de la propia.

Fue valerosamente parada por el empleado de la estación de servicio que activó el mecanismo del extinguidor de incendios apuntándole cara el inconsciente chico quien, inevitablemente, quedó atrapado en la espesa nube blanca del polvo químico expulsado.

De todas y cada una formas, anteriormente, se le había pedido amablemente que suspendió su dañino comportamiento apagando el cigarro a lo que hizo ni caso.

A lo que motivó la radical más eficaz medida del empleado que decidió darle una justa lección, al unísono que evitó la catástrofe.

Quizá pueda parecer violenta la medida, más de vez en cuando es preciso actuar de modo afín, y se precisa de madurez psicológica para superar las barreras sociales.

Las cuales ocasionalmente, puedan limitar las acciones que las circunstancias piden a voces, como en el caso del chico que dio prioridad a su intrascendente hábito frente al peligro enorme que aproximaba a un desastre.

Fuente: videostory.bles

Es importante aprender de los errores de los demás, ya que no querremos que estos nos suceda por ser inconscientes y no querer cumplir las reglas.