¡Hola Amante de las historias! ¿Te gustan las historias de amor? La que te mostraré hoy te llenará de sentimientos y confirmarás que el amor verdadero no tiene límites, incluso después de la muerte. 

Conoce la historia de un hombre que luego que su esposa falleciera, siguió consintiéndola. Quizás se te escapen algunas lágrimas pero sí que vale la pena leerla. 

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Marido lleva cada día flores a su esposa fallecida – desconocidos descubren la verdad y le tiemblan las rodillas


Si crees que el amor tiene barreras, esta historia te llevará a la reflexión y comenzarás a creer en el amor verdadero.

Bud Caldwell es el protagonista de esta hermosa historia, un caballero que luego del fallecimiento de su esposa Betty, demostró que esa no sería una barrera para él seguirle demostrando su amor.

Durante décadas, Bud y Betty compartieron sus vidas, se conocían por completo.

Entre tantos detalles, a Bud le gusta resaltar que la canción favorita de su esposa era »Daisy a Day», sus flores favoritas eran las Margaritas y él se aseguraba de regalarle un ramo en vida cada vez que podía, pasaron años de felicidad plena.

Lamentablemente, la esposa de Bud murió y él tuvo que seguir solo en casa. Aunque el dolor a veces lo desmorona, él la mantiene viva en su pensamiento y corazón.

Como muestra de amor, Bud decidió comprar un banco en honor a Betty. El banco está en un parque cercano a la ciudad donde vivían juntos (Wisconsin).

En dicho banco, Bud mandó a realizar una placa que incluye una pequeña foto de Betty y líneas breves demostrando su amor hacia ella.

Por si fuera poco, Bud decidió comenzar a visitar dicho banco diariamente para cantar una vez más la canción que tanto le gustaba a Betty, relataba historias, noticias, anécdotas y por su puesto, no paraba de mencionar lo mucho que la echaba de menos.

Cuando fue la temporada de invierno, la nieve iba a ocupar todo el banco que él consideraba su compañía y por su puesto su visita recurrente, se complicó.

Bud era un hombre mayor de edad y no podía arriesgarse a salir con tanta nieve. Se sintió mal por no poder acudir al banco como de costumbre a dejar las flores para Betty, pero oraba y hablaba al cielo »que sólo era por causas de la naturaleza.»

¡Pero las hermosas noticias vienen a continuación! Luego de una gran nevada, cuando el invierno se calmó, Bud se llevó la gran sorpresa que un par de trabajadores del parque, habían colaborado con las flores de Betty durante esos días y entre lágrimas de emoción, gritó lo hermosa que es la vida y lo agradecido que estaba con autores del hecho!

Esta hermosa historia refleja hasta dónde puede llegar el amor verdadero y la bondad de un par de trabajadores, que sin conocer a Bud o sin haber conocido a Betty, se aseguraron de seguir un ritual lleno de cariño, recuerdos y por supuesto, muchísimos sentimientos. 

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

ML
[/showhide]