¡Hola amante de las historias! Hoy te traemos a uno de los perros mas fieles de la historia.

Estuvo mas de 10 años acompañando la tumba de su amo. ¡Un verdadero compañero!.

Así que no dejes de conocer todos los detalles. Presta mucha atención.

Un perro es un verdadero amigo para toda la vida. Tienes que verlo su historia te tocará el corazón. ¿Quieres saber de qué se trata? Mira hasta el final… y no olvides contarnos tu opinión en los comentarios. 🙂

El Fiel Perro Que Durmió Durante 11 Años En El Sepulcro De Su Amo 

Imagen de goodfullness.net

Capitán escapó; fue descubierto sentado a la vera de el sepulcro de Guzmán.

Los vecinos y el personal del camposanto nutrían al perro afligido.

El pequeño hermoso guardó vigilia sobre el sepulcro de su amo, durmiendo junto a ella a lo largo de la próxima década.

Sweet Capitan ahora ha encontrado su paz eterna. Murió en el sepulcro de Miguel Guzmán.

Cuando se escapó por primera vez, Damian perseguiría a Capitán, mas el animal siempre y en todo momento volvería al cementario.

No fue hasta dos mil siete cuando la familia supo que Capitán dormía al lado de el sepulcro de Guzmán.

Los vecinos lo alimentaban y lo cuidaban a fin de que le dejara continuar allá cada noche. El drogodependiente murió hace algunos días a la edad de quince años.

Lo que es tan prodigioso de esta historia es que la familia vive a determinada distancia del camposanto.

Cuando Miguel murió, Capitán no los acompañó a su entierro.

De alguna forma, sabía a dónde ir para localizar el sitio de reposo de su profesor..

«Jamás lo habíamos llevado al camposanto, con lo que es un misterio de qué forma consiguió localizar el sitio.

«Volvimos el domingo próximo, y estuvo allá otra vez. Esta vez, nos persiguió a casa y pasó un tanto de tiempo con nosotros.

Mas entonces retornó al camposanto antes que empezara a obscurecer.

Damian agregó: «Creo que va a estar allá hasta el momento en que muera asimismo». Él cuida a mi papá ‘.

El directivo del camposanto, Héctor Baccega, dijo:

«Apareció acá un día, solo, y empezó a merodear por el camposanto hasta el momento en que por último halló el sepulcro de su profesor.

«A lo largo del día, en ocasiones pasea por el camposanto, mas siempre y en todo momento se precipita a el sepulcro.

Y todos y cada uno de los días, a las 6 en punto, se acuesta sobre el sepulcro y se queda allá toda la noche.

Fuente: goodfullness.net

¡Qué perro tan increíble! Aún en sus últimos días, Capitán se negó a dejar a su amo, resguardándolo hasta su muerte.