¡Hola! Te aseguro que después de que hayas terminado de leer esta noticia, quedarás sorprendido por lo que hizo esta mujer.

En Colombia un bebé murió luego de que su madre colocase una vela de bajo de la cama por la supuesta recomendación de un brujo.

Cuándo hayas terminado de ver todo ésto, sabrás que la falta de sentido común puede ser muy peligrosa, más cuando se trata con este tipo de personas.

¿Quieres conocer todos los detalles? Entonces quédate y no olvides contarnos tu opinión en los comentarios. 

Murió calcinado por su mama.

Vecinos del sector Loma Roja, en el barrio Me Quejo. Trataron de apagar el fuego de una humilde casita que ardía en llamas alrededor de las ocho de la noche el día miércoles veintidós de marzo.

No pudieron hacer mucho ya que la puerta se encontraba cerrada con candado y todo sus esfuerzos fueron poco útiles pues veían cómo ardía la casa en todas sus narices.

Al principio creían que adentro no había nadie, no sabían que había un bebé. Intentaron arrancar las tablas para entrar, pero no lo conseguimos, por eso, como pudimos, empujamos la puerta.

Cuando entraron no vieron el cuarto prendido y se estaba consumiendo el corral, pero no vieron al bebé, todo estaba calcinado.

Como a los diez minutos de estar ahí llegó el papá gritando, diciendo que su niño de tres meses estaba en la cunita. Cuando estábamos echando agua lo observamos y él lo cogió y se lo llevó para el Paso de La Manga.

La culpa fue de la mamá porque por estar haciéndole caso a un brujo le puso una vela debajo del corral.

Supuestamente él le dijo que así se le iba a quitar el mal de ojo al niño, pero ella lo dejó encerrado con candado, ¿cómo uno va a dejar a un bebé solo en una casa y más con candela debajo?

Esto no tiene nombre, es imperdonable. Esto es puro descuido y tiene que pagar” fueron palabras de los propios vecinos del sector.

Esto no es justo, ella no puede quedar libre. Ella no quería a ese bebé, le pegaba y lo maldecía, por aquí todos somos testigos. Había veces que lo dejaba durmiendo solito por salir a bailar.” Seguían alegando.

Conforme con dos de sus vecinas, la madre, de dieciséis años, no era responsable de los cuidados del menor, una de ellas debía amamantarlo ya que también había dado a luz cercanamente.

Nosotros decimos que eso pasó porque ella le vendió el alma del hijo al diablo, porque mire: lo único que se quemó fue el corral y de resto la casa está bien, y eso que es de madera.

El pequeño fue llevado al Paso La Manga y más tarde fue remitido al Camino Adelita de Char, donde murió a las diez y cincuenta de la noche debido a las quemaduras.

Fuente: elheraldo

Es muy triste ver como las mujeres tan jóvenes asumen responsabilidades para las que no se encuentran preparadas. El pobre bebé tuvo que pagar por culpas ajenas.