¡Hola amante de las historias! En momentos difíciles nos cegamos ante las adversidades, y creemos que no hay salida para combatir el estado depresivo en el que nos sumimos, pero cuando conocemos y empezamos a emplear la resilencia, todo cambia.

¡Quédate hasta el final para que conozcas el desenlace de la historia y No olvides Compartirla con tus amigos!


[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

La Sorprendente Fábula Del Hecho Que Te Enseñará A Tener Resilencia.

Erase una vez, un carpintero que al parecer poseía una vida de ensueño.

Él tenía un gran taller, una bellísima mujer a la que amaba y dos pequeños niños. Sin embargo, un día empezó a decaer su negocio, por lo que comenzó a tener graves problemas económicos en su hogar.

El carpintero añoraba su trabajo, así que para recuperarlo comenzó a intentar miles de opciones para sacar su taller y a su familia hacia adelante, pero nada de lo que hacia daba resultado.

Los problemas económicos iniciaron una guerra con su esposa e hijos.

El hombre se sentía muy desanimado: al parecer nada de lo que hacía tenía sentido. Un día, casi a punto de tirar la toalla, decidió ir al bosque para tratar de hallar respuestas.

Había caminado muchísimo hasta que se encontró con un viejo sabio. Este tenía una bellísima y humilde casa y al ver al carpintero sin dudarlo lo invitó a un solar que de la parte trasera de su casa.

Allí se encontraba el helecho y el bambú, al lado de muchos árboles. El anciano pidió que observara a ambas plantas y empezó a contarle una historia:

“Hace ocho años tomé unas semillas y planté el helecho y el bambú al mismo tiempo. Quería que ambas plantas crecieran en mi jardín, porque las dos me resultan muy reconfortantes. Puse todo mi empeño en cuidarlas a ambas como si fueran un tesoro”

“Poco tiempo después noté que el helecho y el bambú respondían de manera diferente a mis cuidados. El helecho comenzó a brotar y en apenas unos meses se convirtió en una majestuosa planta que lo adornaba todo con su presencia. El bambú, en cambio, seguía debajo de la tierra, sin dar muestras de vida.”

“Pasó todo un año y el helecho seguía creciendo, pero el bambú no. Sin embargo, no me di por vencido. Seguí cuidándolo con mayor esmero. Aun así, pasó otro año y mi trabajo no daba frutos. El bambú se negaba a manifestarse”.

“Cuando pasaron cinco años, por fin vi que un día salía de la tierra una tímida ramita. En pocos meses creció sin parar y se convirtió en un portentoso bambú de más de 10 metros ¿Sabes por qué tardó tanto tiempo en salir a la luz?”

“Tardó cinco años porque durante todo ese tiempo la planta trabajaba en echar raíces. Sabía que tenía que crecer muy alto y por eso no podía salir a la luz hasta tanto no tuviera una base firme que le permitiera elevarse satisfactoriamente. ¿Comprendes?”

El carpintero, entendió que todas sus batallas estaban destinadas a echar raíces. Y que, el hecho de no ver los frutos de su trabajo en ese preciso instante no quería decir que estuviese perdiendo el tiempo, al contrario, él se estaba haciendo mucho más fuerte.

Antes de irse, el sabio le obsequió al carpintero un último mensaje:

“La felicidad te mantiene dulce. Los intentos te mantienen fuerte. Las penas te mantienen humano. Las caídas te mantienen humilde. El éxito te mantiene brillante”

Cuéntame, ¿Qué te pareció esta preciosa fábula?

Descarga Gratis El Reporte: 3 Claves Para Comenzar A Ganar Dinero Desde Tu Casa Haciendo Manualidades (HAZ CLIC AQUÍ)

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

POR: KM
[/showhide]