¿Conoces al empresario que se solidarizo con una fiesta de 15 años de una joven que fue estafada? Esta joven estuvo pagando una cuota para lograr festejar su fiesta de cumpleaños.

EL dueño del establecimiento desapareció y se quedó con todo el dinero. Pero empresario conoció su caso y no dudo en colaborar con la fiesta. ¿Quieres saber de qué se trata? Mira hasta el final…

Un empresario pagará la fiesta de 15 de la chica estafada 

Imagen de tn.com.ar

Daiana Riveros va a poder celebrar sus quince años, pese a que el dueño del salón al que su familia le pagó dólares americanos 40 mil en cuotas a lo largo de un año los estafó.

El dueño de un boliche se conmovió con su historia y le ofreció su salón para el acontecimiento.

La familia de Daiana descubrió que el sitio no estaba habilitado ni tenía el catering horas antes que empezara la celebración. Tampoco había empleados, ni fotógrafo, ni filmación: nada de lo que un hombre identificado como Pablo Ariel S. les había prometido.

«Me atendía el celular y me afirmaba ‘estoy a 2 cuadras’ y cortaba. De esta forma toda la tarde hasta la noche cuando todo acabó en escándalo», contó en ese instante Juana, la mamá de la quinceañera.

Por último, la joven se quedó vestida y con la ilusión rota de que la celebración que había preparado a lo largo de un año no se haría.

El dueño del boliche situado en las calles Brinca y Alvear los contactó cuando se enteró de la estafa y les ofreció pagarles el acontecimiento. La celebración va a ser el veintidós de marzo, para ciento treinta invitados.

«El mal instante ya lo pasamos. Cuando menos hay gente buena que nos quiere asistir. No sabía que existían tantos rosarinos de buen corazón, tanta solidaridad”, afirmó la mamá de la víctima al diario La Capital.

Juana le llevó plata mensualmente a lo largo de un año al estafador, hasta el momento en que juntó los dólares americanos 40 mil. Cuando llegó a las diecisiete al supuesto salón de fiestas, el dueño jamás apareció.

«Estaba su mujer, más cuando le preguntamos dónde estaba su marido no sabía qué decir», contó.

Mientras que el acusado sigue fugitivo y su esposa está detenida por el delito de defraudación, la quinceañera confesó que ahora está bien “pero ya no es lo mismo”. “Es tal y como si fuera una pesadilla. No queda otra, ya pasó«, concluyó.

Vía 

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitar la página 🙂 Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.