¡Hola amante de las historias maravillosas! ¿Conoces al perro más fiel del mundo?

Se trata de Hachiko, un perrito muy fiel que siempre esperaba a su amo en la estación de trenes y luego de su muerte seguía buscándolo todos los días.

Una historia conmovedora que te hará amar mas a los animales, conoce todos los detalles así que presta mucha atención.

¿Quieres conocer todos los detalles? Mira hasta el final … y no olvides contarnos tu opinión en los comentarios. 🙂

La historia de Hachiko, el perro fiel

Imagen de expertoanimal.com

Hachiko era un Akita Inu que nació en mil novecientos veintitres en la prefectura de Akita. Un año después se transformó en un regalo para la hija de un maestro de ingeniería agrónoma de la universidad de Tokyo.

Cuando el maestro, Eisaburo Ueno, lo vio por vez primera se percató de que sus patas estaban tenuemente torcidas, se parecían al kanji que representa el número ocho, que en nipón se pronuncia hachi), conque decidió ponerle de nombre Hachiko.

Cuando la hija de Ueno crecio, se casó y se fue a vivir con su marido dejando atrás al animal. El maestro se había encariñado con él, con lo que decidió quedárselo en lugar de regalarlo.

Ueno iba a trabajar en tren todos y cada uno de los días y Hachiko se transformó en su leal acompañante. Todas y cada una de las mañanas lo acompañaba a la estación de Shibuya y también iba a recibirlo nuevamente cuando volvía.

Muerte de Hachiko

El nueve de marzo de mil novecientos treinta y cinco hallaron a Hachiko fallecido a los pies de la escultura. Murió debido a su edad en exactamente el mismo lugar donde había aguardado la vuelta de su dueño a lo largo de nueve años.

Los restos del animal leal fueron sepultados al lado de los de su amo en el cementerio de Aoyama en Tokyo.

A lo largo de la Segunda Guerra Mundial se fundieron todas y cada una de las esculturas de bronce para fabricar armamento, incluyendo la de Hachiko.

No obstante, pocos años después, se creó una sociedad para lograr efectuar una nueva escultura y colocarla en exactamente el mismo sitio. Por último se contrató a Takeshi Ando, el hijo del escultor original, a fin de que rehiciera la escultura.

En nuestros días la escultura de Hakicho prosigue en exactamente el mismo sitio, en frente de la estación de Shibuya y el ocho de abril  se memora su lealtad.

Fuente: expertoanimal

Tras todos estos años la historia de Hachiko, el perro leal aún prosigue viva debido a la demostración de amor, fidelidad y cariño incondicional que conmovió el corazón de una población y que aún el día de hoy prosigue haciéndolo.