¡Hola amigo! El día de hoy te contaremos sobre la reactivación de una investigación de un caso.

Se trata de un posible indicio sobre la desaparición de la niña Mikelle Biggs, de 11 años, quien fue vista por última vez esperando un camión de helados en Arizona, EEUU.

Quedarás totalmente abismado al conocer que sólo ha sido necesario un mensaje en un billete de 1$ impreso 10 años luego de su desaparición.

 ¿Quieres conocer todos los detalles? Mira hasta el final … y no olvides contarnos tu opinión en los comentarios.

Un mensaje que ha reactivado la investigación

“Me llamo Mikel Biggs, secuestrada en Mesa, Arizona. Estoy viva”. Es el mensaje que ha aparecido manuscrito en un billete de un dólar y que ha llevado a las autoridades policiales estadounidenses a reactivar la búsqueda de una niña en 1999 frente a su casa en la misma localidad.

El pasado el pasado 14 de marzo, un vecino de Neenah, en Wisconsin, encontró un billete con un mensaje oculto que había ido a parar a manos de sus hijas, dos girl scouts, tras una jornada de venta de galletas por un dólar.

Dos niñas scouts encontraron el billete, que fue impreso diez años después de la desaparición de la niña.

Las autoridades dudaron y finalmente dieron credibilidad al mensaje a pesar de que el nombre de la menor desaparecida estaba mal escrito. El billete fue encontrado a más de 1.400 millas de donde desapareció Mikelle.

La policía ha comunicado que, evidentemente, las huellas serán imposibles de rastrear, pero intentarán analizar la caligrafía. El dólar, además, fue puesto en circulación diez años después de que se perdiera el rastro de Mikelle Biggs.

Y es la única posible pista sobre qué ocurrió aquel fatídico dos de enero de 1999.

Biggs, que por aquel entonces tenía 11 años, se esfumó sin dejar rastro alguno. Se encontraba en su casa de Mesa cuando vio una camioneta que vendía golosinas estacionada en la misma acera.

Salió con su bicicleta y sus padres no tardaron en echarla de menos. Cuando fueron en su busca, encontraron la bicicleta tendida en el suelo junto a unas monedas. Nadie vio ni oyó nada. O al menos, nadie ha confesado saber algo sobre lo que ocurrió aquel día.

La familia no tiene esperanzas en que el mensaje vaya a arrojar información sobre el paradero de Biggs.

El caso conmocionó al vecindario y a todo Estados Unidos.

Tras la desaparición de Biggs, las autoridades iniciaron una investigación en la que se registraron decenas de camiones de comida de venta ambulante y hasta a una veintena de individuos con antecedentes por delitos sexuales.

La policía no logró ninguna pista para tirar del hilo y revelar qué había ocurrido con la pequeña Biggs. Ahora, su familia parece haber perdido la esperanza y no da credibilidad al mensaje que se encontró en el billete.

Fuente: foxnews

Según detalló la hermana de la desaparecida en una entrevista a Univisón, Kimber Biggs, que fue la última en verla, cree que se trata de una pista falsa.