¡Hola Amante de las historias! Para nadie es un secreto que cuando ingerimos demasiado alcohol podemos hacer cosas que jamás se nos hubiese ocurrido sobrios, sin embargo, este taxista no tuvo »compasión» con su pasajero borracho.

Conoce la historia de un hombre que quiso dar una gran lección de respeto hacia la naturaleza de una forma increíble ¡Léela hasta el final y No dudes en compartirla con tus amigos! 

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Ebrio, arrojó su botella por la ventana del taxi. El chofer se bajó e hizo algo impactante.

Un día habitual, un taxista salió a trabajar como era de costumbre… Cuando terminó su jornada laboral por la noche, en el camino consiguió una persona en estado de ebriedad que le pidió que por favor lo llevara hasta su casa.

Aunque él no pensaba subir más clientes por el día, más que ganar dinero, quiso ayudar al hombre que quizás otras personas no tolerarían llevar por lo ebrio que estaba.

¡Lo que jamás se imaginó es que unos minutos después terminaría furioso por culpa del pasajero!

A pesar que el hombre no tenía un mal aspecto, era notorio que estaba pasado de tragos y en el camino no paraba de beber alcohol de una botella que llevaba.

El taxista no quiso ser grosero y de forma muy amable le pidió que por favor, dejara de tomar en el automóvil… 

Lamentablemente, el hombre decidió caso omiso y siguió bebiendo hasta el punto de terminarse la botella… Pero lo que hizo después fue lo que desató la increíble reacción del taxista.

El hombre al terminar de beber su botella, la tiró por la ventana.

Lo que jamás imaginó es el que el conductor del taxi, era un fiel amante de la naturaleza y para él lo que había hecho este hombre fue netamente inaceptable.

De inmediato, detuvo el auto, se bajó, pidió disculpas al auto que estaba detrás y en cuestión de segundos tiró al pasajero a las vías por irrespetarlo a él y al medio ambiente. 

¡Lo más probable es que luego de tal vergüenza, este pasajero jamás vuelva a tirar basura a la calle!  

Aunque el taxista pudo continuar su viaje hasta llegar al destino del pasajero y recibir su pago, prefirió hacerle justicia al medio ambiente y demostró que su conciencia es mayor que cualquier otra cosa.

Esta historia es una fantástica demostración de que todos podemos aportar un granito de arena para tratar que las personas cada vez sean más conscientes del respeto que merece nuestro planeta. 

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

ML
[/showhide]