¡Hola amante de las historias! Lyndsey y Benjamin es una pareja que planificaron su embarazo porque querían formar una familia y había llegado el momento en el cual se sentían preparados para esto.

Ellos tenían tres años de casados y tenían la suficiente estabilidad económica y emocional para ser padres. ¡Quédate hasta el final para que conozcas el desenlace de la historia y No olvides Compartirla con tus amigos!


[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Nadie Creía En Su Recuperación

El tiempo que pasó entre tomar la decisión de concebir un bebé y enterarse de que Lyndsey estaba embarazada fue bastante corto. Esta pareja creía que le iba a resultar difícil que el test de embarazo saliera positivo.

Los primeros meses de embarazo fueron gratificantes para ambos. Estaban llenos de nuevas sensaciones y podían sentir cómo su vida iba cambiando con cada hora que pasaba.

Esta pareja estaba feliz por el nacimiento de su primer hijo e incluso sentían cómo el lazo que había entre ellos se fortalecía, haciéndose más fuerte por atreverse a vivir esta experiencia.

A los cinco meses de embarazo todo cambió para ella. Lyndsey sintió unos fuertes dolores y fue traslada de inmediato hasta un hospital cercano. Benjamin estaba nervioso por la salud de su esposa y de su bebé.

Sintió que el estómago se le contrajo cuando los médicos le indicaron que debían hacerle a Lyndsey una cesárea de emergencia y que las posibilidades de que el bebé se salvara eran mínimas, porque con cinco meses de gestación eran pocas las probabilidades de que sus órganos vitales estuvieran desarrollados.

Benjamin sufrió con cada una de estas palabras. Pero mantuvo la fe.

Pocas horas después nació el primogénito de esta pareja, Ward Miles Miller. Al principio los médicos lo dieron por muerto pero luego un débil llanto demostró que estaba vivo.

Ward solo pesaba 500 gramos y era súper pequeño. Fue colocado en una incubadora donde permaneció por 107 días.

Los médicos les decían a Lyndsey y Benjamin que él no sería como un niño normal y que era casi imposible que se desarrollara.

Pero, Ward demostró ser un guerrero. Ahora tiene cinco años y sus padres han decidido compartir algunas fotografías que demuestran su crecimiento.

Sus padres nunca perdieron la fe y quieren que su historia sea un ejemplo para otras familias que estén pasando por una situación similar. ¡El milagro de la vida es asombroso!

Descarga Gratis El Reporte: 3 Claves Para Comenzar A Ganar Dinero Desde Tu Casa Haciendo Manualidades (HAZ CLIC AQUÍ)

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

YM
[/showhide]