¿Te imaginas tener que viajar a ver a tu madre y no tener nada de dinero? Esta situación se le presentó a Atilio el protagonista de esta historia, afortunadamente sus vecinos lo ayudaron haciendo una colecta.

Hasta ahora ese tipo de ayuda te puede parecer muy común, pero lo que le da a esta historia un giro de 180 grados fue lo que Atilio hizo con el dinero. Quédate con nosotros hasta el final…

Luego De Recibir El Dinero De Sus Vecinos Mostró Su Honestidad

Atilio Lepiante vive en un pueblo patagónico: Maquinchao. Con apenas cuatro mil habitantes, todos los vecinos se conocen.

La madre de Atilio necesitaba ser operada y para que su hijo pudiera estar con ella debía viajar unos trecientos veinte kilómetros.

En pocas horas, los vecinos consiguieron el dinero suficiente para que Atilio pudiera viajar y quedarse en la ciudad.

Atilio Lepiante hombre de campo del que todos debemos aprender 

Él no indicó un monto específico. Pasada dos horas los vecinos habían recaudado suficiente dinero para los gastos.

Una semana después, Atilió regresó, para sorpresa de todos los vecinos, comenzó a devolver el dinero que le sobró.

Atilió indicó que su problema ya había sido resuelto, y no sería correcto quedarse con el dinero pues otro vecino lo podría necesitar mucho más que él.

De los trece mil quinientos setenta y seis pesos recaudados, este buen hombre solo gastó tres mil sesenta y seis, el resto lo devolvió.

Uno de los vecinos de Atilio indicó que este fue un gran gesto de su parte, y ahora debe servir de ejemplo para la comunidad:

Via

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitar la página 🙂 Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.