¡Hola amigos! Te aseguro que después de que veas este video, sabrás porque despidieron a estás maliciosas enfermeras.

En Arabia Saudí un par de enfermeras diciero deformar y jugar con la cara de un bebé recién nacido, y además lo grabaron.

Después de que hayas terminado de ver las imágenes, sabrás que hay personas dementes que pueden hacer estupideces en el momento en que les plazca.

¿Quieres conocer todos los detalles? Entonces quédate y no olvides contarnos tu opinión en los comentarios. 

Grabo cara de bebé.

Un grupo de enfermeras saudíes que se grabaron riéndose mientras aplastaban el rostro de un bebé recién nacido hospitalizado con una infección han sido despedidas.

Los padres del bebé se dieron cuenta del impactante tratamiento de las enfermeras después de que el video apareciera en línea y se compartiera en las redes sociales.

El video muestra a una de las enfermeras agarrando al bebé por el cuello y la frente y aplastando cruelmente la cara del infante mientras sus colegas se ríen

Tres miembros del personal de un hospital de maternidad en Taif, Arabia Saudita, pronto fueron identificados y localizados.

Abdulhadi Al-Rabie, portavoz de Taif Health Affairs, dijo: «The Health Affairs investigó la fuente del video y pudo identificar a las enfermeras que aparecieron en el video y en el hospital donde ocurrió el incidente».

Las enfermeras, que no han sido nombradas, fueron suspendidas de inmediato después de ser rastreados.

Sus licencias médicas ahora han sido revocadas y tienen prohibido ejercer la enfermería en otros departamentos de salud.

El padre del bebé dijo a los medios sauditas que el bebé estuvo en el hospital durante diez días para recibir tratamiento para una infección del tracto urinario y se sorprendió cuando vio que el video se compartía ampliamente en las redes sociales.

Los usuarios de las redes sociales se horrorizaron con el video. Uno escribió: “¿Cómo se atreven a hacer esto?.”

Fuente: dailymail

Solo una mente deforme se le ocurriría hacerle tal cosa a un bebé recién nacido, tienen suerte de que la madre del pequeño no fuese quien las tomara a ellas.