Muchos de nosotros disfrutamos pasar momentos de desconexión, encontrarnos con la naturaleza y apreciar su singular belleza. Esto lo entiende a la perfección Richard Aiken, el protagonista de esta increíble historia… ¡Descubre de qué se trata!

Este hombre de 65 años disfruta pasar el tiempo siendo padre de familia, esposo, cantante de ópera, escritor y además un excelente constructor. Pero, ¿cómo puede alguien ser tan bueno en diferentes tareas? Es una excelente pregunta que esperamos Richard algún día nos responda.

Richard llevaba un tiempo buscando una casa en un bosque para comprarla. Pero cuando lograba conseguir alguna propiedad, ésta sobrepasa su presupuesto.

Él soñaba con escaparse a la naturaleza, levantarse, caminar hacia la puerta principal y estar en medio de la nada rodeado de árboles.

Honestamente, su idea es el sueño perfecto para nosotros.

Luego de algunos años de búsqueda, Richard finalmente encontró algo… pero no era lo que cualquier persona esperaría.

Resuelta que el dueño de una vieja casa de madera abandonada en Missouri se la ofreció de manera gratuita. Pero Richard se negó, insistiendo que debía pagarle algo por la casa, logrando cerrar el trato en 100 dólares por la propiedad.

Un dicho muy popular dice que la basura de algunos es un tesoro para otros, y Richard entiende perfectamente lo que esto significa.

Ya con la casa abandonada comprada, este hombre no perdió tiempo y se puso a trabajar inmediatamente.

Junto a su familia, dieron inicio a los trabajos de construcción, disfrutando del lugar y el tiempo que compartirían. Para construir la cabaña nuevamente, Richard mejoró la fundación, y pieza por pieza dieron vida a la estructura.

De igual manera, Richard construyó un sótano para almacenar alimentos y agregó una hermosa terraza techada. Como buen amante de la naturaleza, aprovechó al máximo cada material.

Otro de los trabajos extras que realizaron fue la construcción de un lago artificial en una vertiente natural que encontraron, y un muelle en su costa.

Con el tiempo y apoyo familiar, ahora Richard disfruta de su compañía en una cabaña totalmente renovada y acogedora.

¿No se ve realmente increíble?

Comparte este asombroso proyecto familiar con los tuyos.