¡Hola! Después de que veas lo que le sucede a este ciclista y como todos lo ignoraron, vas a quedar muy entristecido con el hecho.

Michael un joven ciclista de veintitrés años y de origen Belga, sufrió un ataque cardíaco en plena vía y nadie se detuvo ni un segundo por él.

Cuándo hayas terminado de ver la historia, sabrás que a la humanidad aún le falta humanismo, aunque suene un poco irónico y controversial. ¡Nadie quiso ayudarle!

¿Quieres saber más al respecto? Entonces quédate con nosotros y no olvides contarnos tu opinión en los comentarios. 🙂

Ataque cardíaco sin ayuda.

Las imágenes son impresionantes. Estos son los momentos en los que Michael Goolaerts , un ciclista belga de veintitrés años, es golpeado por un ataque cardíaco durante Paris-Roubaix.

A ciento veinticinco kilómetros de la llegada, entre Viesly y Briastre, el corazón de Goolaerts se detiene y el ciclista de Verandas Willems-Crelan cae directo. Tenía la vista en el cielo, los brazos abiertos, todo parecía un paro cardíaco, la causa de la muerte.

Sin embargo, como podemos ver en el video de France tres, ninguno de los demás competidores del grupo se detiene para verificar las condiciones de Goolaerts.

Docenas pasan pero esperan la llegada del buque insignia Verandas para comenzar el masaje cardíaco, seguido de un intento de resucitación con la ayuda del desfibrilador. El belga es transportado en helicóptero al hospital de Lille, donde murió a las diez y cuarenta pm.

La Gendarmería francesa abrió una investigación y algunos agentes fueron al autobús Vérandas Willems-Crelan, según los medios belgas «para verificar el estado de las bicicletas«.

Es triste ver como cada uno de los ciclistas pasada por su lado y ningún tuvo la intención de acercarse para saber si se encontraba bien. Todos y cada uno de ellos prefirieron concentrarse en su carrera y dejar perder la vida de un ser humano.

Esta es una muestra de la indiferencia de las personas, quizás las imágenes hagan reflexionar a quienes las vean, para así poder crear más susceptibilidad en las personas.

Fuente: huffingtonpost.it

Esperamos que Michael pueda descansar en paz y se encuentre mucho mejor en donde quiera que esté. ¡Es verdaderamente una lástima y sin duda un motivo para reflexionar!