¡Hola Amante de las historias! En la sala de emergencia de cualquier hospital hay  dolor y miedo por el riesgo que corre la vida de algún paciente mal herido.

Los médicos luchan por estabilizarlos pero ellos también tienen familia, que puede morir sin que nada puedan hacer por evitarlo. Quédate hasta el final para que conozcas el desenlace de esta historia.

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Vino Tan Pronto Como Pudo

El doctor Castellanos es un afamado cirujano que trabaja en el Hospital Central de su ciudad. Practica al menos 5 cirugías exitosas al día y ha salvado la vida de muchos de sus pacientes.

Su vocación de servicio es tan grande que a diferencia de otros médicos que trabajan por guardia, él está siempre disponible sin importar hora o día de la semana.

Una tarde que estaba fuera del hospital, recibió una llamada de emergencia. Requerían su presencia inmediata porque había ingresado un niño en muy mala condición a causa de un terrible accidente de tránsito.

El doctor tardó  más de lo acostumbrado y el padre de la criatura malherida, gritaba desesperado pidiendo que el cirujano atendiera a su hijo.

De repente el doctor Castellanos llegó y disculpándose con el padre de su paciente le dijo que haría todo a su alcance para sacar a su hijo con bien de la operación.

El angustiado padre no quedó conforme con las palabras de Castellanos y le gritó:

– Es fácil decir eso cuando no te afecta personalmente. 

Castellanos volteó a mirarlo y sin pronunciar palabra, entró a la sala de operaciones.

La intervención duró más de 3 horas y el doctor salvó al pequeño. Al salir de cirugía informó al padre que el niño estaba fuera de peligro, que debía permanecer un par de horas en recuperación y luego sería pasado a un cuarto, para que lo viera.

Castellanos se despidió, diciendo que volvería en la mañana temprano, que si algún incoveniente se presentaba, le pidiera a la enfermera de guardia que lo localizara.

El padre dirigiéndose a la enfermera dijo:

– ¿Ese idiota es siempre así de arrogante? No entiendo la fama que tiene de abnegado, mi hijo está en peligro de muerte y él se va sin más ni más…

La enfermera con los ojos llenos de lágrimas respondió:

– Señor, el doctor perdió a su único hijo en un accidente de tránsito esta tarde y lo dejó en la funeraria para venir a operar al suyo.

Qué injusto puede ser alguien y juzgar a otro sin saber su realidad. Debes medir siempre tus palabras antes de emitir un juicio. Este doctor cumplió con su obligación salvando la vida de otro, mientras no pudo evitar que su propio hijo muriera.

 

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

MP
[/showhide]