¡Hola Amante de las historias! ¿Te imaginas que tu perro se caiga al agua y no puedas rescatarlo?

Esta mujer pensó que su peludito no lograría salvarse. Lee hasta el final esta publicación y entérate del desenlace de esta historia.

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Un Valiente Joven Salvó La Vida De Este Perro Que Cayó Al Agua

El hinduismo contempla la cremación de sus muertos y que sus cenizas sean esparcidas en un río o en el mar después de 13 días. Y precisamente, eso era lo que se encontraba haciendo Radem, un joven hindú que estaba en el muelle de Melbourne en Australia.

Los días necesarios para completar el ceremonial fúnebre hindú se habían cumplido y Radem, fue esa tarde al muelle a lanzar las cenizas de su abuela al mar.

El muelle es un sitio muy concurrido donde la gente disfruta caminando para respirar la brisa marina. Esa tarde, Sue se encontraba paseando a su perro Bibi cuando repentinamente, el viento sopló muy fuerte y arrastró a Bibi, lanzándolo al agua.

Los gritos de Sue se oían por todo el muelle. Ella sentía una gran impotencia mientras observaba a su inseparable compañero, tratando de nadar pero la corriente solo lo arrastraba y lo alejaba cada vez más de ella.

Radem al ver la urgencia de Sue y Bibi, colocó en el piso el contenedor donde había traído las cenizas de su abuela, se quitó el pantalón y los zapatos, para lanzarse al agua y tratar de rescatar al perro.

Todo sucedió realmente rápido a pesar de que para Sue y Bibi, los minutos fueron interminables. Radem fue muy valiente y compasivo, al tirarse al agua para salvar al peludo que aullaba muy asustado.

Radem demostró ser una persona de nobles sentimientos, al arriesgar su vida por rescatar al perro de Sue. Era realmente peligroso, porque la corriente era muy fuerte y el agua estaba muy fría.

Sue esperó a Radem al borde del muelle para ayudarlo a salir y agradecerle, por todo lo que había hecho por Bibi y por ella también.

Sue creyó que perdería para siempre a su perro. Por fortuna, Radem la ayudó de manera desinteresada porque la vio en necesidad y esa es una virtud, que no abunda en las personas.

«Esa tarde mi perro, volvió a nacer y viviré agradecida a Radem por lo que hizo por él,» dijo Sue

 

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

MP
[/showhide]