Hola amigos, cuando veas lo que este individuo le hizo a una pequeña bebé por celos, vas a quedar asqueado con este hombre. Un sujeto de veintitrés años de edad, violó a una niña de dos años por “celos” a su verdadero padre biológico.

Una vez que hayas terminado de ver esta información sabrás que no puedes dejar a tu hijo o hija solo en casa con una persona que apenas llevas meses conociéndola. ¿Quieres conocer todos los detalles? Entonces quédate y no olvides contarnos tu opinión en los comentarios. 

Violación por «celos».

Los hechos ocurrieron el pasado miércoles en Punta Alta, Argentina, cuando Ezequiel Adrián Viola, de veintitrés años de edad, estaba al cargo de los tres hijos de su pareja (de dos, tres y cinco años) mientras que la joven, de veinticuatro años trabajaba.

Fuentes de la policía notificaron que la mujer, de veinticuatro años, quien sostenía una relación desde hacía cinco meses con el hombre, retornó a su residencia y halló a su hija de dos años inconsciente sobre una cama, y no reaccionaba.

Fue entonces que la madre trasladó a la pequeña al Centro de salud Eva Perón de esa localidad, donde por la dificultad del caso decidieron derivarla al Centro de salud Penna de Bahía Blanca, conforme especifica la información policial.

El médico que la chequeo en primera instancia afirmó que había padeció perforaciones en el duodeno por aplastamiento y lesiones por abuso sexual, aparte de golpes y cortes en miembros superiores y también inferiores con lo que se dio aviso a las autoridades.

Tras tomar conocimiento por la parte de los médicos del ámbito pediátrico del nosocomio, vecinos y familiares de la víctima, personal de la Delegación Departamental de Investigaciones de Bahía Blanca y de Punta Alta detuvieron al bestial abusador.

El hombre ahora continúa bajo custodia en la sede de la Unidad Fiscal, para presentarse frente a la funcionaria judicial en el marco de la causa caratulada como «lesiones gravísimas y abuso sexual agravado«.

Fuente: nuevodiarioweb

Solo un verdadero enfermo se atrevería a ponerle las manos a una pequeña para realizar estos actos terribles con ella.