¡Hola amigo! Te aseguro que cuando veas lo que sucede en esta localidad con las indefensas niñas, quedarás totalmente horrorizado.

En Sierra de Leona, África Occidental, las niñas son utilizadas para la prostitución y muchas de ellas han llegado a hospitales con sus partes íntimas destrozadas.

Después de que hayas terminado de ver ésto, sabrás a lo que son sometidas las pequeñas niñas en esta parte del mundo, y lo triste que puede ser su historia.

¿Quieres saber de qué se trata? Mira hasta el final… y no olvides contarnos tu opinión en los comentarios. 

Prostitución infantil en África.

Pese a tener diecisiete años, Aminata Jalloh no tiene Facebook. Ni Twitter. Ni tan siquiera sabe qué es internet. Lo que sí tiene es dolor.

O bien tenía. Aminata era una de las dos mil quinientos menores de entre nueve y diecisiete años que día tras día salen a las calles de Freetown, la capital de Sierra Leona, a ofrecerse, a prostituirse por un puñado de euros (pocos) con los que asistir a su familia y sobrevivir.

A cambio, corren el peligro de contraer una enfermedad sexual (sobre todo, sida o bien hepatitis B), algo que no van a saber que tienen, pues jamás van al médico.

Aminata, que comenzó a prostituirse a los trece años, ha logrado que se sepa su historia a través del documental Love, que en veintisiete minutos acerca a los espectadores el drama diario de las niñas y adolescentes de Sierra Leona.

El caso de Aminata es especialmente duro que no único, puesto que vendió su virginidad a dos hombres por cincuenta mil leones (el equivalente a cinco euros). Lo más duro es que ella había pedido menos de la mitad (veinte mil leones).

En Sierra Leona, uno de los países más pobres del planeta, «se respeta más a un can que a una pequeña», cuenta Crisafulli en el corto.

«Es inhumano», agrega. Y reconoce que lo que lo que hacen en Sierra Leona es «una tarea peligrosa», pues les fuerza a estar en contacto con las mafias y los proxenetas:

«Sabemos que nos puede traer consecuencias más tenemos el deber de denunciarlo, si bien nos cueste la vida».

En los momentos más difíciles las personas recurren a medidas extremas para poder comer o al menos sobrevivir, y es lo que le ha tocado hacer a muchas jóvenes en dicha localidad, para no sucumbir ante las necesidades.

Fuente: elperiodico

No podemos ignorar la realidad que viven estas jóvenes, debemos tomar alguna acción o medida que pueda contribuir con la vida y su futuro.