¡Hola! Te aseguro que cuando veas lo que le sucedió a esta pequeña, los pelos se te van a poner de punta y te dará escalofrío. En Colombia una niña amaneció con la silueta de una extraña muñeca en su pierna.

Cuándo hayas terminado de ver esto, sabrás que la brujería existe y que es algo con lo que es mejor no meterse ya que es algo peligroso y muy desconocido. ¿Quieres conocer todos los detalles? Entonces quédate y no olvides contarnos tu opinión en los comentarios. 🙂

¿Brujería?

eluniversal

En el distrito Boston de Cartagena en Colombia sucedió un supuesto caso de brujería que asustó particularmente a los habitantes de la calle San Martín.

Una pequeña se levanta para ir al instituto, más mientras que se baña un grito sorprende a toda la familia.

Ella, de once años, sale horrorizada pues una extraña figura está empapada en el muslo de su pierna izquierda. Se trata de una rara muñeca volteada del revés, con la cabeza del lado de su rodilla y los pies cara su cintura.

Yina Villareal, madre de la menor, manifestó que a la pequeña no la llevaron al médico, sino más bien donde un sanador del distrito a fin de que le afirmara que era lo que le pasaba a su hija.

Lo que sucedió en el lugar, cuenta la mujer fue de otro mundo:

Ahí fue cuando apareció la otra sorpresa: la muñeca se movía dentro de la pierna y bailaba al ritmo de la música que salía de una vivienda vecina.

También se reía. Cuando el santero dejó de fumar y echó cenizas en la pierna, empezó a salirle babaza de la piel como si tratara de residuos de café” fueron sus palabras a El Universal.

Ya en casa, en la noche, con la muñeca todavía en la pierna, llegaron unos pastores cristianos a combatir la situación. Fue entonces cuando ocurrió lo peor.

La niña no quería estar dentro de la casa, le dieron una biblia y rápidamente la soltó de sus manos. En la noche llegaron unos pastores a rezar con la esperanza de hacer algo, pero la pequeña estaba incontrolable.

Nadie podía con ella, tenia un especie de espíritu que se burlaba,cuando le preguntaron quién había hecho estor contestó “una persona flaca y alta”. Siguieron con las oraciones hasta que el demonio dijo el nombre de la persona la cual vivía en la misma calle.

Villarael dijo que al saber el nombre de la persona fue de manera directa a casa de ella a reclamarle llena de ira, pero nadie respondió a la puerta.

Aclaro que hace mucho tiempo tuvo un problema con la persona que le hizo a la brujería a su hija, pero fue la pequeña quien tuvo que pagar.

Fuente: eluniversal

Una vez más los niños tienen que pagar por los errores de los adultos. ¡Y con algo tan peligroso como lo es la brujería!