¿Quieres leer la carta que una niña le escribió a su padre que la creó y nunca la quiso? Para cualquier persona el abandono de un padre no es una cosa fácil de superar, te vamos a contar el caso de Mary.

Una mañana, la madre de Mary mientras hacía la mudanza del cuarto de su hija, descubrió en el fondo del closet una carta, que Mary le había escrito a su padre y que podrás leer a continuación: Quédate con nosotros hasta el final…

Carta para mi padre…

No sabes cuánto he preguntado por ti, más ahora que estoy creciendo y que veo en mis amigos a mamá y papá y yo, yo solo tengo a mamá.

Me pregunto cada noche porque me habrás abandonado y porque no me habrás amado, y me dejaste cargando a mí con aquella frase que tengo que repetir: «no tengo papá».

No puedes imaginarte siquiera cómo se siente. Cuántas veces te he necesitado y cuantas veces te he odiado, pero he aprendido que con odiarte no gano nada, por eso te he hecho esta carta.

Papá:

Sinceramente sé muy poco de ti. No le he querido hacer a mamá con preguntas sin sentido, porque nada cambia el saber mucho, poco o nada de ti.

Además, eso sería restarle importancia a mamá y dártela un poco a ti y creo que, sinceramente ella la merece netamente.

Tal vez pienses que quiero reclamarte algo, no es así. Ni siquiera diré que deberías estar avergonzado por tu falta de amor hacia mí. Quiero decirte que te he perdonado, lo he hecho de corazón.

Te perdono porque con toda sinceridad puedo decirte que, aunque sentí necesitarte, nunca me hiciste falta.

El abuelo asistió conmigo a cada celebración y siempre con orgullo dije que él era mi segunda mejor opción, la mejor que me hubiese podido dar Dios.

Me enseñó a ser fuerte y poco vulnerable, a no sufrir por cosas insignificantes y saber y apreciar mi valor. A nunca sentirme ni menos ni más. Simplemente ser yo y no dejar de creer jamás en mis ideales.

Realmente espero que tu vida haya dado un giro total y que seas tan feliz, pleno y dichoso como lo soy yo. Te perdono por ser el hombre que me engendró, pero no me crió y mucho menos me quiso.

Atentamente: tu hija.

Vía

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitar la página 🙂 Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.