¿Has leído la carta que le hicieron a un padre que no quiso a su hijo? Es impactando cada una de las palabras que se describen te hará pensar en lo importante de la vida.

No te la pierdas así que tómate el tiempo para leerla, vas a reflexionar como padre e hijo.¿Quieres saber de qué se trata? Mira hasta el final…

Esta carta es para mi PADRE, el Hombre que me creó y no me quiso

Papá:

Sinceramente sé muy poco de ti. No he querido abrumar a mamá con preguntas sin sentido, sin sentido porque nada cambia el saber mucho, poco o nada de ti.

Además, eso sería restarle importancia a mamá y dártela un poco a ti y creo que, sinceramente ella la merece netamente. Ha sabido llevar muy bien ambos papeles, te sorprendería lo grandiosa que es, aunque sé que lo sabes de sobra.

Tal vez pienses que quiero reclamarte algo, que quiero decirte que te odio y que eres el peor padre que pudo haberme tocado, pero no, no es así. Ni siquiera diré que deberías estar avergonzado por tu falta de amor hacia mí.

Quiero decirte que te he perdonado, lo he hecho de corazón.

Perdono tu ausencia que al final de cuentas logró que yo me convirtiera en una persona más fuerte, más independiente, más perseverante y por supuesto, más valiente.

Te perdono porque con toda sinceridad puedo decirte que, aunque sentí necesitarte, nunca me hiciste falta.

Hubo alguien aparte de mamá que supo llenar perfectamente tu lugar: el abuelo. Él asistió conmigo a cada celebración y siempre con orgullo dije que él era mi segunda mejor opción, la mejor que me hubiese podido dar Dios.

Él ya era padre, así que no le fue complicado enseñarme y educarme, lo ha hecho bastante bien.

Te perdono papá, lo hago porque tu abandono y aquel dolor que me hiciste sentir en algún momento terminó haciendo de mi alguien invencible. Porque gracias a ti es que he aprendido a perdonar, ¡he aprendido a perdonarte!

Y es que no arruinaste mi vida con tu partida, mi vida continuó, siguió su curso, aparecieron personas maravillosas que me enseñaron lo bonito de vivir.

No puedo decir que mi vida ha sido mala solo porque no has estado en ella, al contrario, he sido sumamente feliz. Así que puedes estar tranquilo, continúa con tu vida en paz y en ningún momento llegues a atormentarte por mí, porque yo te he perdonado.

Vía 

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitar la página 🙂 Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.