¿Conoces la carta que escribió un joven para todo el mundo acerca de la marihuana? Muchos no concientizamos el uso de las drogas. Por eso es importante que te tomes el tiempo de leerla.

La marihuana al igual que muchas es otra droga y siempre dejara efectos negativos en el organismo.¿Quieres saber de qué se trata? Mira hasta el final…

La carta que todos los jóvenes deben leer.

Mi papa y mama siempre y en toda circunstancia me afirmaron que la droga mata, no obstante veía tantos chicos fumar mariguana y ninguno se moría. Mas eso sí, veía que mis amigos, cuando fumaban, comenzaban a reírse y a divertirse.

Ellos te dicen: lo que mata es el cigarro de tabaco, de ahí que fumo marihuana. Mas me pregunto, ¿el canuto no se hace con tabaco? Se desarma un cigarro, se saca el tabaco, se mezcla con mariguana y se enrolla en un papel.

Es decir que igual pasa todo a los pulmones, y encima no tiene filtro como el cigarro de tabaco.

Frente a la duda preguntaré si la marihuana mata, de manera directa a la fuente, esto es a los que fuman, y me responden que no, que son patrañas.

Relaja, te divierte y te sientes excelente. Dada esta certidumbre, los progenitores asimismo se dejan persuadir. “Lo hacen todos, fuman en todos lados, te hace estar bien, es un pasatiempo.”

Yo creía que controlaba, que estaba más de cinco días sin fumar y no me pasaba nada. A esto, mi amigo me respondía que, como la marihuana queda depositada en el cerebro, se hace una reserva de cannabis.

Entonces, siempre y en toda circunstancia tenía una dosis diaria, con lo que la abstinencia o bien la desesperación con nerviosismo, enfurezco, ansiedad, sudoración, por no fumar aparecen como a los diez días aproximadamente.

Es una abstinencia física o bien sicológica, es decir que me desespero y tengo muchas ganas de estar con mis amigos usuarios. Si uno fuma muy seguido, se tarda como un mes en desintoxicarse plenamente.

Es increíble, puedo pasar tres semanas sin fumar, y en cambio el análisis de orina prosigue dando positiva a tetrahidrocannabinoides (cannabis-marihuana).

El día de hoy tengo veinticuatro años y estoy en una comunidad terapéutica. Mis progenitores, cansados de que prosiga “vegetando” y no concluyendo nada, me internaron. Yo me negué siempre y en todo momento, y afirmaba que era mayor de edad.

Ellos me propusieron que si escogía seguir con exactamente la misma vida, no me iban a sostener más.

Vía 

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitar la página 🙂 Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.