¡Hola amante de las historias! Si hay algo que debemos entender como personas es que los ancianos son seres muy sabios, y que no podemos subestimar su experiencia ni sentirnos superiores a ellos.

Precisamente eso le quedó claro a la cajera de nuestra historia, quién jamás se imaginó la respuesta de una anciana ante una circunstancia que se presentó entre ambas. ¡Quédate hasta el final para que conozcas el desenlace y No olvides Compartirlo con tus amigos!


[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Cajera Se Burla De Una Anciana Y Ella Le Da Una Lección Que Jamás Olvidará

Todo comienza con una situación normal en la que una cajera, haciendo su trabajo, procede a cobrar las compras realizadas por una anciana. En el proceso ambas empiezan a conversar y el resultado nos deja una gran reflexión.

Al momento del pago la cajera quiso «darle una lección» a la abuela. Ella, subestimando la experiencia de la señora, le pidió que en la próxima ocasión trajera sus propias bolsas a la tienda ya que las de plástico dañan el medioambiente.

¡La anciana en principio se limitó a responderle cordialmente!

Con una sonrisa amable que representa muy bien la sabiduría, la señora solo le respondió con una disculpa, refiriéndole que en sus tiempos no existían ni usaban esas ¨cosas verdes¨. Llamando de esta manera a las bolsas de plástico.

Sin embargo, de una forma muy soez y desagradable, la cajera replicó diciéndole que sencillamente su generación nunca se había preocupado por el medioambiente, y que por ello la nueva ahora sufría las consecuencias.

¡La respuesta de la anciana fue brutal!

Ante la falta de conocimiento de la chica, la señora de forma muy elegante y contundente, le lanzó una respuesta que la dejaría petrificada en el acto. Ella le dijo:

«En nuestros tiempos las botellas de leche, soda y cerveza las devolvíamos a la tienda. Las botellas eran enviadas para limpiarlas, esterilizarlas y rellenarlas, de esta manera podíamos utilizar las botellas una y otra vez. Así es como se reciclaba. Pero no existía esa cosa verde en nuestros tiempos¨.

A todo esto la anciana también le refirió que antes todo se empacaba en bolsas de papel, y que eran precisamente estas mismas las que servían para forrar los libros de la escuela. 

La cajera solo se sintió apenada, pero la anciana continuó un poco más

¨En nuestros tiempos lavábamos los pañales de los bebés, porque no contábamos con pañales desechables que los podíamos tirar a la basura. Secábamos la ropa al aire libre y no en una enorme máquina que consume mucha energía… » Añadió.

Como estas, fueron muchas más las frases soltadas por la sabia anciana, incluso le llegó a transmitir a la muy joven cajera, que hoy en día nada tiene la naturalidad de antes, ya que no tenían en su momento no se tenía «esa cosa verde»

Ella concluyó diciendo: «Es triste saber que la generación de hoy en día se lamenta por todo lo que nosotros derrochamos, tal vez era porque no teníamos la cosa verde¨.

La cajera quedó atónita, mientra la anciana solo tomó sus cosas y se retiró de la tienda. Sin dudas esta fue una gran lección para ella. Estoy seguro que ahora lo pensará dos veces ante de dar este tipo de opiniones.

Cuéntame, ¿Qué reflexión harías sobre esta historia?

Descarga Gratis El Reporte: 3 Claves Para Comenzar A Ganar Dinero Desde Tu Casa Haciendo Manualidades (HAZ CLIC AQUÍ)

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

POR: YF
[/showhide]

Atención: Estas imágenes no son de nuestra autoría, si conoces o eres uno de los creadores de ellas, colócate en contacto con nosotros para otorgarte los créditos correspondientes.