Luego de conocer esta historia vas a quedar impactado. Lo que debió ser un día de celebración y felicidad terminó siendo una tragedia.

Este borracho impactó contra una limusina que llevaba una familia celebrando su unión. Tienes que conocer todos los detalles. ¿Quieres saber de qué se trata? Mira hasta el final…

Borracho choca contra auto de boda

Imagen de es.stories.newsner.com

El dos de enero de dos mil cinco era un día fundamental en la vida de Katie Flynns, de siete años.

Iba a llevar las arras en la boda de su tía Plana con su hermana Grace.

Unos doscientos invitados, entre amigos y familiares, se habían reunido en la playa, en Long Island, en la ciudad de Nueva York, para ser testigos de la unión de Llana y David.

Los invitados miraron con ternura a las pequeñas Katie y Grace mientras que andaban cara el altar, con sus bellos vestidos y sus dulces sonrisas. Más absolutamente nadie podía imaginar que sería el último día de vida Katie.

Tras un largo día de celebración, amor y risas, los padres de la novia, Christopher y Denise, y su hermana, Jennifer, y su esposo, Neil y sus hijas, decidieron regresar a casa.

”Recuerdo que miré en la limusina y afirmó adiós. Ella me afirmó adiós con la mano, más jamás consideras que será la última vez que ves a alguien”, cuenta el novio, David, a CNN.

Los novios vieron de qué forma la limusina se distanciaba por la carretera de Long Island, sin poder imaginar que un conductor borracho, de veinticinco años, Martin Heidgen, se iba a cruzar con ellos, conduciendo en sentido opuesto.

Martin Heidgen había tomado catorce bebidas alcohólicas y sus niveles de alcohol en sangre eran 3 veces superiores a los tolerados.

La policía afirma que conducía a ciento diez km/h cuando chocaron. El choque fue aciago.

El conductor de la limusina Stanley Rabinowitz, de cincuenta y nueve años, murió al momento en el choque.

Christopher, padre de la novia, terminó en el suelo con las piernas partidas por múltiples partes, y con el tiempo le debieron terminar cercenando las piernas.

Denise, madre de la novia, padeció asimismo graves heridas, y la pequeña Grace quedó inmovilizada en su silla y lloraba.

Neil procuró salir gateando del vehículo, pese a que se había roto la espalda. Su esposa, Jennifer, estaba ya fuera de la limusina.

Entonces Jennifer Flynn fue testigo de lo que ninguna madre debería ver jamás en su vida, su hija de siete años, Katie, había sido degollada por el cinturón de seguridad.

Vía

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitarnos. Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.