¡Hola Amante de las historias! Si eres amante de las historias que demuestran que el destino es increíble, ésta se convertirá en una de tus preferidas. 

Definitivamente, este bebé debía nacer sin importar las adversidades. Conoce el desenlace de su historia y te aseguro, querrás compartirla. 

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Bebé nació sin cerebro pero sobrevivió. Años después un escáner mostró lo que nadie podía creer


Al momento que una pareja decide concebir un bebé para tener un símbolo de su amor, lo primero que esperan es que sea una persona sana y que en el futuro pueda vivir una vida plena… 

Existen quiénes desde sus primeros minutos de vida, comienzan a luchar con grandes barreras porque su destino así lo quiso. 

Esta es la historia de Rob y Shelly, quiénes luego de varios años de relación decidieron que era un buen momento para traer a alguien al mundo. Desde el momento que se enteraron que lograron su objetivo, no pararon de celebrarlo y dar inicio a lo que se convertiría a una de sus mejores etapas de la vida.

Sin embargo, aproximadamente a sus 3 meses de embarazo, se enteró de una noticia que cambiaría por completo la vida de ella, de su pareja pero sobre todo, la del bebé en camino. 

Lamentablemente, el pequeño se estaba formando sin cerebro dentro de la placenta y aunque los médicos permitieron la orden de aborto, entre la tristeza y los sentimientos encontrados, estos padres valientes se sintieron capaces de lidiar con la situación hasta ver nacer a su pequeño.

Los doctores aseguraban »que si el pequeño nacía, tendría hidrocefalia, su cabeza será realmente grande y sólo tendrá un 2% de cerebro»  Pero contra todo pronóstico sucedió el milagro que el pequeño Noah naciera.

Aunque su desarrollo resultaba más lento que para otros niños, logró aprender a hablar y desarrollar otras habilidades realmente increíbles.

 Luego de 4 años, en un chequeo general los médicos confirmaron que el pequeño no solamente era un milagro por sobrevivir si no también su cerebro estaba comenzando a desarrollarse progresivamente. 

Hoy en día a pesar de su condición, cuenta con una salud plena y su caso fue reconocido en varias partes del mundo. Definitivamente, es un niño feliz en sillas de rueda y nunca para de sonreír. 

Es por eso que esta increíble historia demuestra que donde haya apoyo esperanza, fe, amor y apoyo familiar, todo lo positivo podría suceder. 

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

ML
[/showhide]