¡Hola amigos! Lo que vamos a discutir a continuación es realmente preocupante. Se trata del crimen recientemente cometido por unos japoneses inescrupulosos que han asesinado a 333 Ballenas en La Antártida.

Te aseguro que quedarás impactado, más aún conociendo lo que ésto afecta tanto a nuestra biosfera. ¿Quieres saber de qué se trata? Mira hasta el final… y no olvides contarnos tu opinión en los comentarios. 

¡La naturaleza no necesita del hombre, el hombre si necesita a la naturaleza!

3 balleneros nipones retornaron al puerto de Shimonoseki en Japón tras haber cazado trescientos treinta y tres ballenas en aguas del Antártico y cerrando la época. La práctica está rodeada de fuerte polémica, sobre todo en el campo internacional.

La caza de ballenas es ilegal desde mil novecientos ochenta y seis, mas un resquicio legal deja hacerlo si es por motivos científicos. Conforme fuentes oficiales, con estos viajes se recogen datos sobre la población de ballenas y el ecosistema en el Antártico.

En todo caso, el Gobierno busca restablecer la legislación que deje la caza con fines de tipo comercial.

La práctica ha subsistido aun a una sentencia contra la Corte Internacional de Justicia, quien en dos mil catorce sentenció que la caza de ballenas nipona no tenía fines científicos.

Mas tras suspender la actividad a lo largo de un año y recortar las capturas de ballenas, actualmente continúa dicha actividad.

De este modo, completaron la meta de apresar trescientos de ballenas de la pluralidad ‘minke’, que llegan a los diez metros.

Las embarcaciones no se encontraron con quejas de activistas como en precedentes ocasiones.

En ese sentido, ya desde el año pasado el Sea Shepherd, el icónico navío de la organización ecologista internacional del mismo nombre, evita la confrontación con los balleneros al comprender que tiene mínimas posibilidades de éxito.

Fuente: lavozdelamadretierra

No logramos comprender cómo existe tanta gente con ganas de seguir destruyendo todo a su paso. Debemos reflexionar al respecto, ya que como bien dicen: ¡El hombre necesita de la naturaleza, la naturaleza no necesita del hombre!