Luego de conocer esta historia vas a quedar boca abierta. Una joven que vivió un trágico accidente con la ayuda de las redes necesita conseguir una prótesis para su pierna.

El accidente ocurrió una madrugada cuando el autobús en el cual viaja se volteo dejando muchos heridos.¿Quieres saber de qué se trata? Mira hasta el final…

El colectivo en el que viajaba volcó y ahora necesita una prótesis

Imagen de lavoz.com.ar

El siniestro ocurrió en torno a las tres de la madrugada del jueves diecisiete de noviembre de dos mil dieciséis en el momento en que un autobús de la compañía Andesmar, que había salido desde Córdoba con destino a Mendoza, volcó sobre la  asfáltica a la altura del kilometro dos.

Por el impacto murieron dos mujeres que viajaban como pasajeras. seis pasajeros quedaron atrapados, entre ellos Belén y hubieron de ser salvados por bomberos y efectivos policiales.

Tras el accidente en aquella glorieta sin luz de Río Cuarto, la vida de Belén y su familia cambió.

Los retos van desde pequeñas cosas como subir los peldaños que le dejaban entrar al sitio en donde cursaba el postgrado o bien tomarse un colectivo, hasta atender a sus pacientes.

“Si bien el día de hoy he conseguido más independencia, requiero ayuda para entrar y salir de la ducha. Hace un año que me baño sentada, por poner un ejemplo.

La ayuda que necesito principalmente es para subir y bajar peldaños, no parece más en todos y cada uno de los lugares hay peldaños y rampas empinadas” narra Belén.

Lo que continuó tras ese instante fue pura “garra” de esta cordobesa de veintinueve años, efectuaba tres horas cada día de rehabilitación.

El juicio con Andesmar por lo sucedido aquel noviembre no avanzó, los tiempos judiciales en ocasiones no acompañan al tic-tac de las necesidades urgentes que puede tener una persona.

Para llenar el panorama la mutual de Belén no aprobó el pedido de una prótesis concreta que necesita, para no solo prosperar su calidad de vida, sino más bien asimismo para cuidar su pierna derecha que está aguantando todo el peso del cuerpo.

Con lo que decidió publicar su historia en Facebook para poder ver si en ese mar de “me gusta” y “compartidos” aparece asimismo un tanto de solidaridad real.

El mensaje hasta el diecinueve de marzo había sido compartido prácticamente mil veces, tiene más de quinientos interacciones y noventa comentarios.

La historia se empieza a desplazar, a poco más se mueve, pese a esto Belén asevera que “es tanto el dolor que cuesta tener esperanza”.

Vía 

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitar la página 🙂 Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.