¡Hola Amante de las historias! Por distintas circunstancias, muchos ancianos son remitidos a asilos… Sin embargo, resulta muy triste cuando los familiares los abandonan.

Si eres sensible, probablemente debas contener las lágrimas ante este caso ¡Conoce el desenlace de la historia de un hombre que murió solo y dejó un increíble mensaje a sus familiares, No dudes en Compartirla! 

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Su familia lo abandono en un asilo y murió solo, pero antes dejo algo debajo de su almohada que los hizo llorar.

Esta es la historia de Juan Ramírez, un anciano de 93 años que fue llevado a un asilo solo porque sus hijos y nietos consideraron que »nadie tenía suficiente tiempo para cuidarlo». 

A pesar de su edad, él siempre estuvo totalmente consciente y la decisión de sus familiares le causó tristeza desde el instante que fue informado.

Por supuesto él estuvo en contra y les quiso plantear la idea de poder vivir »solo» en su casa… Pero ellos no lo aceptaron y sin escuchar sus plegarias, llevaron a cabo el plan de internarlo en el asilo.

En el lugar habían otros ancianos y las personas a cargo eran totalmente amables con cada viejito que allí estaba, sin embargo, con el pasar de los meses, Juan comenzó a darse cuenta que sus familiares nunca se volvieron a interesar en visitarlo…

En consecuencia, comenzó a presentar problemas de salud comunes en personas tan mayores y los doctores informaron a las cuidadoras del lugar, que el principal motivo era la depresión que le causaba »haber sido abandonado».

¡Al poco tiempo, él no pudo soportar más tristeza y lamentablemente, falleció! 

Cuando las personas del asilo revisaron las pertenencias de Juan, encontraron que debajo de su almohada, había una  carta que sería entregada a alguno de sus familiares cuando fuese a visitarlo… 

»Querido hijo mío, aunque no hayas tenido la valentía de cuidarme como yo lo hice cuando tú eras tan solo un bebé sin poder dar pasos firmes, quiero que sepas que te perdono, cada día acá pienso en ustedes y los recuerdos me confirman que mi vida fue fantástica. 

Pero quisiera estar en casa, disfrutando con mis nietos y es que aunque yo no tenga tanta vitalidad como ellos, sé que les encantaba saltar a mi al rededor.

Los extraño, comparte mis palabras con tus hermanos y por favor consideren tenerme de vuelta, prometo no molestarles, pero si sigo aquí, mi corazón no podrá soportarlo. Los pienso en cada instante, como a su madre que desde el cielo nos cuida. Con amor, Juan.» 

Cuando la carta fue entregada al hijo mayor del anciano, ya era demasiado tarde, solo estaba allí porque había sido informado que su padre, había fallecido por la tristeza de la soledad que lo embargó. 

En definitiva, una triste historia que confirma el amor de alguien por su familia, que aunque le estaba causando un »daño», siempre tuvo sentimientos para perdonarles y nunca perdió la esperanza de volverse a encontrar con ellos. Pero hoy, los cuida desde el cielo. 

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

ML
[/showhide]