¡Hola Amante de las historias! Llegar a viejos para mucho es sinónimo de soledad, pero ¿estamos realmente solos en la vida?

Jan Jessup es una anciana jovial que cree que la soledad no existe. Lee hasta el final esta publicación y entérate por qué piensa así.

Es Tu Decisión Vivir En Soledad

Jan Jessup es viuda desde hace muchos años. Su hijo está casado y a pesar de que le ha insistido que venda su casa y se vaya a vivir con él, ella se niega a abandonar sus recuerdos.

Se casó muy joven y levantó a su familia junto con su esposo, con trabajo y esfuerzo. Vive rodeada de fotos de sus mejores momentos y no quiere desprenderse de ellos.

Dice que no quiere ser una carga para su hijo y  que todavía puede valerse por ella misma.

Es muy jovial y conversadora, siempre está contenta y saluda a todo el que pasa por su lado

Es cliente asidua del McDonald´s de su vecindario, donde cada mañana va al menos a tomarse un café.

Su memoria es estupenda y al levantarse una de tantas mañanas, recordó que se cumplían 60 años del día que había conocido a Harold, su difunto esposo. 

Y hablándole a la foto dijo:

– ¿Te acuerdas que hace 60 años nos conocimos? Te veías tan guapo esa tarde cuando te pedí una hamburguesa en el mostrador de McDonald´s. Voy a vestirme y a celebrar nuestro aniversario.

Jan se arregló y se fue caminando, al llegar saludó a todo el mundo, fue hasta la caja y pidió una hamburguesa con una gaseosa.

De regreso vio a un joven sentado solo y le preguntó que si podía acompañarlo. El joven sonrió y le dijo que sin problema, podía sentarse.

Jan se presentó y el muchacho le dijo que se llamaba Eric. Seguidamente, Jan le ofreció compartir la hamburguesa. 

Eric al principio, se negó pero ella insistió diciendo:

– No quiero comer sola hoy, aunque realmente nunca me siento sola. Lo que pasa es que hoy es mi aniversario y necesito compartir con alguien como hace 60 años.

Eric y Jan estuvieron hablando largo tiempo. Ella le contó cuál era el motivo de su celebración y después de pasar un buen rato, se despidió agradeciendo al joven su atención.

La soledad absoluta no existe porque siempre habrá alguien con quien se mantiene cercanía física o emocional.

Es común escuchar que la soledad no es buena consejera pero lo que sí es cierto, es que el problema no es estar solo sino sentirse solo y Jan siente que sus recuerdos la acompañan y por eso, disfruta las cosas sencillas que la vida le ofrece. 

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…