¡Hola amante de las historias! De un tiempo para acá, las familias que adoptan pequeños de otros países en situaciones de pobreza o maltrato, han ido en aumento. Una causa muy noble.

Pero no todo es color de rosa y en algunas ocasiones, cuando estas familias creen que están cambiando la vida de uno de estos niños para bien, la historia es distinta. ¿Quieres saber de qué estoy hablando? Quédate hasta el final y descúbrelo. 

Conoce La Desgarradora Historia Namata, Una Niña De Uganda

En la actualidad, existen muchas organizaciones que se dedican a promover la adopción de niños y niñas en países de bajos recursos, para poderles ofrecer un vida llena de grandes oportunidades.

Sin embargo, existen otras organizaciones que han decido aprovechar la oportunidad de ganar dinero de manera ilegal en el mercado de la adopción. Y eso fue lo que ocurrió en este caso. 

La familia Davis ya era numerosa cuando Jessica y Adam decidieron adoptar a otro hijo más. Querían cambiar la vida de un niño o niña radicalmente, darle la oportunidad de obtener algo mejor.

Y así fue como conocieron a Namata.

«Nos dijeron que su padre había fallecido, que la estaban descuidando severamente en el hogar y que su madre la dejaba abierta a abusos. No podían proporcionar educación para ella y nunca había asistido a la escuela», contó Jessica Davis a CNN.

Namata tenía seis años y la familia Davis se conmovió con su «historia», decidiendo intervenir y cambiar por completo su vida. 

Viajaron a Uganda, al orfanato donde se encontraba Namata. Al notar las condiciones en las que «vivía» la pequeña, no lo dudaron y se la llevaron con ellos de inmediato a Estados Unidos.

Namata no tuvo problemas para integrarse a la familia, todos la querían. Y una vez la adopción se completó, la familia creyó que todo iba bien con su nueva hija.

Pero, seis meses después, Namata ya podía hablar inglés y les contó a sus nuevos padres un verdad que los dejaría impactados.

Namata le confesó a Jessica que extrañaba mucho a su madre. 

También les contó que nunca había sido maltratada en su antigua casa y que asistía a la escuela todos los días. Y fue entonces cuando los Davis se dieron cuenta de lo que realmente había sucedido. 

Acudieron a la justicia, para saber exactamente como debían proceder y qué era lo que ocurría. Igualmente, la familia acordó una videollamada por FaceTime con la madre biológica de Namata.

La organización «Uganda Reunite», que se encarga de reunir a los niños que fueron alejados de sus padres, localizó a la mujer y todo se concretó.

Solo bastó ver la reacción de la pequeña cuando vio a su mamá. 

La madre de Namata había sido engañada. Le habían dicho que su pequeña viajaría a Estados Unidos para recibir una mejor educación y tan pronto terminara de estudiar, volvería.

Pero la realidad era que la mamá de Namata estaba renunciando a sus derechos sobre ella y que había aceptado la posibilidad de no volver a ver a su hija.

Y esto no es un caso aislado, sucede con mucha frecuencia.

Los representantes de las agencias de adopción van a los pueblos y le dicen a las familias que llevarán a sus hijos a otro país para que tenga mejores oportunidades.

Logran convencer a la madre y de esa forma, los pequeños son llevados a orfanatos donde son vendidos hasta por quince mil dólares a familias.

Al enterarse la verdad, la familia Davis llevó a Namata con su madre. Y ahora su historia se comparte para crear conciencia sobre la adopción de los niños del tercer mundo, es necesario tener precaución y corroborar bien la historia del niño o niña. 

De esta forma, al ser más consciente de la realidad, la adopción puede seguir promoviéndose pero también evitamos separar familias de manera innecesaria.

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

Fuente de inspiración. 

AZ.