¡Hola Amante de las historias! El abuso sexual marca la vida de cualquier persona y en el caso de los niños, es una herida que cuesta cicatrizar.

Acompáñanos a conocer la historia de Brittany, una niña que vivió un infierno durante 5 años, al lado de su padrastro. Lee hasta el final y compártela con tus amigos.

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Vivió Un Infierno En Su Propia Casa

La madre de Fa decidió rehacer su vida porque se había enamorado de un hombre apuesto, afectuoso y muy bien educado, a quien consideraba el hombre perfecto.

Desde el comienzo de su relación, él le había comentado que le encantaban los niños, pero que su primera esposa había tenido problemas para concebir y por eso no tenía hijos.

Pasado algún tiempo, él le propuso matrimonio y ella le confesó que aceptaría, pero que debía saber que ella no podría darle hijos porque el médico, se lo había advertido después de tener a Fa.

El hombre sonrió y le dijo:

-«Te amo y tenemos a Fa, ella será mi hija.»

Al principio todo marchaba bien y Fa se sentía feliz porque su mamá también lo era. Pero la actitud de la niña fue cambiando poco a poco y de ser una niña abierta y extrovertida, se convirtió en una niña triste y solitaria.

2 años habían pasado desde la boda de su madre y una noche, cuando ella fue a darle el beso de buenas noches; Fa rompió el silencio y le confesó a su madre que su esposo la tocaba y la obligaba a hacer cosas que ella no quería.

La madre enseguida denunció a su esposo y fue detenido bajo sospecha de abuso sexual infantil.

El proceso fue  muy doloroso. Fa estaba muerta de miedo por tener que testificar en contra de su padrastro, él siempre le había dicho que si alguna vez hablaba, la mataría  a ella y a su madre.

Fa tenía solo 12 años en ese momento y su terror era tal, que no dormía, no comía bien y hasta se bañaba con la ropa puesta.

Fue cuando la madre  se enteró de la organización de motociclista llamada Baca, que brinda apoyo a niños y adolescentes que experimentan situaciones como la de Fa.

La organización asigna a un miembro que se encarga de acompañar a la víctima y brindarle soporte emocional, para que gradualmente recupere la seguridad en ella misma y la confianza, tanto en el medio como en las personas que la rodean.

El aspecto rudo de estas personas, intimida a cualquiera pero según explica su fundador, la mayoría de los perpetradores de abuso infantil tienen una apariencia amigable y por eso, los niños son presas fáciles para ellos.

Baca asignó a un motociclista como guardaespaldas de Fa que la enseñó a montar motocicleta, a vestir como una más de ellos, la acompañó durante todo el juicio y consiguió que su apariencia cambiara para fortalecer también su yo interior.

Fa salió del infierno y despertó de su pesadilla. Terminó la secundaria y se encuentra estudiando y trabajando, para forjar su futuro.

Agradece a Baca todo lo que hicieron por ella y hace un llamado a los padres a estar siempre vigilantes de quienes rodean a sus hijos.

Las estadísticas confirman que más de un 50% de los casos de abuso sexual en niños y adolescentes, el perpetrador es una persona cercana a la víctima.

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

MP
[/showhide]