¿Conoces a la abuela que se fue a recorrer sudamérica? Vendió absolutamente todo para ir a recorrer su sueño. No te pierdas esta historia te va a encantar.

Nunca es tarde para abarcar el viaje de tu vida. No te pierdas todos los detalles de este fabuloso viaje.¿Quieres saber de qué se trata? Mira hasta el final…

Sara la abuela que a los 79 años vendió todo y salió a recorrer Sudamérica

Sara Vallejo tiene 79 años, tres hijos, tres nietos y un bisnieto. Pero Sara no es una abuela como cualquier otra. Ella no se queda en su casa, quejándose por los dolores que el paso del tiempo le provoca, mirando una novela y recordando viejas aventuras.

Ella aún las vive: desde el mes pasado está recorriendo por tramos sola, por tramos acompañada Sudamérica en un motorhome que adquirió tras vender casi todas sus posesiones.

«Siempre y en toda circunstancia y en todo instante viví al borde de lo aceptado socialmente», le admite a Clarín Sara, quien nació en Buenos Aires pero se mudó a Tucumán en mil novecientos cincuenta y nueve, tras casarse por primera vez.

Empezó a estudiar inglés a los cuarenta y cuatro, tuvo decenas de trabajos, se jubiló, se separó del padre de sus hijos y se volvió a enamorar de otro hombre. «Era un persona muy aventurera, similar a mí.

Todo fue verdaderamente bien, hasta el instante en que en dos mil nueve se enfermó y murió. Me alegro de haberlo disfrutado, pero uno no se puede quedar previamente», medita hoy la abuela.

«¿Y ahora qué?», se preguntó entonces. Y encontró la contestación en su gran pasión: viajar. El año pasado, durante una charla con un amigo, se le ocurrió una idea tan tentadora como arriesgada:

«‘Hiciste de todo, pero nunca anduviste en motorhome’, me aseveró. Y no me lo pude sacar más de la cabeza».

No tardó mucho en decidirse. Armó un plan, se lo comunicó a su familia («me aseguraron que estaba desquiciada, pero nunca han podido conmigo», bromea) y se puso manos a la obra. Le faltaba, claro, lo más importante: el motorhome.

«En Argentina no encontré lo que intentaba, explica la retirada, quien debió desprenderse de casi todas sus posesiones para poder comprarlo:

«Armé una venta de garaje, vendí la casa que tenía en Yerba Buena y hasta mi auto».

Vía 

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitar la página 🙂 Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.