¡Hola Amante de las historias! Hay que ser justos al reconocer que en la mayoría de los países, las personas de la tercera edad son »respetadas»… Sin embargo, la protagonista de la historia que conocerás hoy no corrió con tanta suerte.

Conoce los detalles sobre el acontecimiento que se dio en un transporte público en Canadá ¡No dudes en compartir la información para que otros estén alerta!

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Entérate por qué esta abuelita fue maltratada.

En Canadá, la Société de transport de Mntréal presta servicio de taxi a personas con alguna discapacidad o muy mayores… Sin embargo, no siempre resulta tan »seguro».

Un día, Hanka Fogelman de 92 años salió de casa dispuesta a ir al centro de la ciudad por motivo de compras. Por su avanzada edad, no puede conducir y por eso solicitó el servicio de taxis especializado.

Cuando ingresó automóvil que la buscó en casa, el conductor le dijo: »Cuidado señora, él es agresivo, es un poco peligroso» (refiriéndose a un pasajero acompañante que ya estaba a bordo del vehículo).

A pesar de que Hanka escuchó la advertencia del conductor ella no prestó tanta atención porque pensó que »estaba exagerando» pero pocos minutos después, el mismo hombre desconocido que tenía a su lado, comenzó a golpearla brutalmente.

¡Cuando el conductor se dio cuenta de toda la situación detuvo el auto y llamó a la policía!

Cuando los oficiales llegaron, Hanka estaba absolutamente herida mientras el responsable de los actos ya estaba calmado resolviendo crucigramas como si nada hubiese sucedido. Sin embargo, la abuelita sí tuvo que ser ingresada a emergencias por las terribles heridas.

Tal fue la agresión en el rostro de la abuelita que tuvo que ser ingresada a emergencias porque entre los golpes, el hombre le fracturó la nariz.

Los policías encargados del caso informaron que no se presentarían cargos contra el hombre que golpeó a Hanka porque es un discapacitado intelectual.

Las hijas de Hanka están muy molestas porque se le permitió el acceso al responsable de los hechos al vehículo y el conductor sabía que era peligroso. Sin embargo, la empresa responde que no puede justificar el caso pero tampoco ajusticiarlo porque efectivamente ellos trabajan para personas discapacitadas.

Historias como estas confirman que en cualquier buen servicio siempre existen excepciones pero vale la pena compartirlas para informar a las personas mayores que deben mantenerse muy alertas cuando están solos sobre todo cuando alguien más le hace alguna advertencia de peligro.

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

ML

[/showhide]